Tratamiento del Dolor

Dr. Jorge Gutierrez Fernandez

Licenciado en Medicina y Cirugía en 1994

Médico Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria año 1998 (Hospital de León)

Médico Especialista en Anestesiología , Reanimación y Tratamiento del Dolor año 2001 (Hospital de León)

 

Consulta de Tratamiento del Dolor

¿Qué es el dolor?

El dolor es una experiencia sensorial o emocional desagradable asociada a un daño en los tejidos real o potencial, o descrita en términos de dicho daño (IASP 1986).

El dolor es siempre subjetivo, cada individuo aprende la aplicación de esta palabra a través de experiencias relacionadas con lesiones en la etapas previas de la vida.

La cronicidad o persistencia de un dolor dependerá de las características de la enfermedad que las provoca. Por regla general los procesos degenerativos no son reversibles y por tanto no podemos obtener el control del dolor mediante la curación de estos , sin embargo si podemos actuar sobre los dolores que provocan.

Existe un importante arsenal de medicación y de técnicas más sofisticadas que permiten reducir y en ocasiones hacer desaparecer el dolor, a veces por un tiempo, a veces por periodos muy largos.

¿Qué puede aportar un especialista en dolor?

Fundamentalmente una visión diferente. Su dolor es nuestra principal preocupación, no algo inoportuno que empaña el resto de la enfermedad. Dominamos el uso de medicación y de técnicas que van desde las infiltraciones hasta la neuroestimulación medular. Nuestra experiencia en el tratamiento del dolor agudo y crónico es más amplia que la de los demás especialidades.

Tratamientos: farmacológicos, tratamientos tópicos, estimulación percutánea, técnicas de neuromodulación (bloqueos con anestésicos locales, lesiones por radiofrecuencia, estimulación medular, bombas de infusión medular) terapia neural, medicina psicosomática, diagnóstico y tratamiento psicológico o psiquiátrico.

 

Tratar el dolor es: escuchar atentamente, considerar todas las posibilidades, curar si es posible, tratar si no se puede curar, pero siempre consolar.”

” Los hombres que sufren tienen derechos sobre nosotros y no entienden que cuestiones de personas, escuelas o dogmas lo priven de lo que podría aportarles alivio o curación” (R. Leriche)

“El médico ha de ser probo y perito. La probicidad (honradez) unida a la pericia es la piedra angular de la práctica médica”

“El dolor de las personas ajenas es el único que se tolera con facilidad”

“Frente a la medicina privada o pública, sólo hay una médicina: la buena”.